viernes, 21 de abril de 2017

Conciliación bimaternal

Soy una privilegiada, sí, lo sé, trabajo en casa, con mucha flexibilidad, en algo que me gusta y no necesito el dinero....todo tan de color de rosa que parece que la conciliación en mi caso no fuera un problema...pero como en todos los casos, lo es. Os cuento mi día a día para que juzguéis vosotros:

Mi jornada laboral se reduce al rato que duerma Ranita, así de sencillo. Normalmente, suele hacer una siesta de una hora y media por la mañana y otra de como mucho una hora después de comer. Es decir, para que no tengáis que sacar la calculadora, un total de dos horas y media al día. Fin. El resto de la mañana, me la paso con ella. Al que piense que trabajar con un niño en casa es posible, le presto la mía un ratito y que me diga. Si la dejas en la cuna, berrea de tal manera que ni Cruella de Vil sería capaz de concentrarse y no ir a por ella y si la dejas en el suelo sin supervisión constante, hace de Roomba humana y en segundos le sacas de la boca 3 pelusas, una rueda de un coche y dos calcetines sucios. Así que eso descartado. Entonces, mi jornada laboral suele empezar, como pronto, a las 10/10.30. Da igual lo pronto que me levante, ella se despierta conmigo, así que esa opción queda descartada. Aprovecho su siesta para trabajar, a tope durante esa hora y media. Luego me la llevo de paseo o jugamos en casa otro par de horas hasta la comida y después de darle de comer, la acuesto otro rato y yo tengo que elegir entre comer o trabajar otra hora. Y fin de la jornada laboral. Y por supuesto, si me llama algún cliente por teléfono, de fondo hay una niña berreando, si viene algún cliente a casa, lo recibo con una niña en brazos, si se pone mala, mi cliente recibe una llamada para retrasar su encargo debido a virus infantiles....todo muy profesional, sí! :S ¿Y qué pasa si un día no se quiere dormir la siesta? Pues que yo había previsto ciertos objetivos laborales para ese día que no se van a cumplir; sin más. Ella es la jefa. Como hoy, que la señorita ha decidido que no se quiere dormir  de ninguna de las maneras y yo tenía una entrega que no se va a producir porque no puedo darle opio, no. También muy profesional, sí....

Normalmente, en mi mundo ideal, a partir de las 4, que recojo a Renacuajo de la guarde, ya se acaba la jornada laboral, bastantes horas les quito ya a mis niños! De 4 a 9 me toca disfrutarlos al 100% y además, si trabajar con un bebé es difícil, con un bebé y un niño de 3 años, ya ni os cuento. Pero los días en que no puedo apañarme con 2/3 horas de trabajo (casi todos, por muy flexible que sea, mis clientes no pueden esperar 4 días a que les haga el trabajo que cualquier otro les hace en 1 día) tengo que arañar minutos por las tardes (como muy probablemente hoy, a no ser que de pronto Ranita decida cambiar de opinión y dormir cual lirón, aunque sea a deshoras) si Mr. Sapo se puede quedar con ellos esa tarde (que obviamente no es siempre) o emplear las maravillosas 3 horas desde las 9 que se acuestan los dos hasta las 12 que empieza a despertarse Ranita (prescindiendo de cena, por supuesto).


¿Por qué lo hago entonces? Por varias razones:
- por salud mental, necesito hacer algo más que ser madre 24 horas al día, empleé muchos años de mi vida en estudiar 2 carreras universitarias como para tener que dejar aparcado mi trabajo sin más, me gustan mucho mis niños, pero mi trabajo también; compaginar ambas cosas es lo que más alegría me da.
- por economía. No, no me es imprescindible trabajar, con el sueldo de Mr. Sapo y los ahorros, podríamos tirar, pero la vida cuesta dinero y esos ingresos nos vienen de lujo.
- por mantener mi puesto de trabajo. Llevo trabajando en esto 10 años y tengo clientes desde casi el principio que se han mantenido fieles y respetuosos todo este tiempo. Si desaparezco 5 años, al volver, tendría que empezar desde el principio, todo lo que he construido empresarialmente se vendría abajo, y no me apetece ni creo que me lo merezca.
- por igualdad. Entiendo que el trabajo de Mr. Sapo es menos flexible, pero el mío no es menos importante, ni mi presencia con los niños es más imprescindible que la suya, no soy ni quiero ser una madre del siglo pasado, respeto a la que lo quiera ser, pero cada uno tiene que buscar lo que le funciona a su familia, y a la mía, una madre descontenta y frustrada le viene fatal.

Así es como nos apañamos en esta casa en el tema de conciliación laboral. Por suerte, Mr. Sapo tiene  cierta flexibilidad laboral y puede trabajar desde casa varias tardes a la semana (aunque ya sabéis que eso es un arma de doble filo) y así nos vamos apañando. Yo trabajo (y cobro) menos de una media jornada normalmente con picos puntuales de trabajo y Mr. Sapo trabaja a jornada completa y entre los dos, nos apañamos como podemos para conciliar vida familiar y laboral.

¿Cómo lo hacéis vosotros? ¿Estáis de acuerdo con nuestra forma de ver la vida familiar y laboral? ¿Me daríais algún consejo?

13 comentarios:

  1. Hola, pues que me parece genial si a vosotros os funciona pero que no me ha gustado nada que me llames madre del siglo pasado. Yo también he estudiado 2 carreras y ahora soy madre a tiempo completo porque es lo que quiero. Y feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he dicho que respeto totalmente a la que decide ser ese tipo de madre, simplemente no lo comparto. No tenía ninguna intención de ofender y discúlpame si ha sido así, que el rol de la mujer en casa cuidando de los hijos y sin trabajar fuera de casa es más antiguo es algo objetivo, no lo he puesto como un insulto ni mucho menos (y el siglo pasado fue hace una generación o menos). Me alegro de que estés feliz así, es lo que digo, cada familia debe poder elegir la opción que más feliz les haga y ni la tuya es mejor que la mía ni la mía mejor que la tuya. Si se hace de forma consciente y libremente, pues genial. Un saludo y a seguir disfrutando de tu maternidad a tu manera, eso es lo importante, que podamos hacerlo como queramos.

      Eliminar
  2. Para mi tambien ha sido muy importante no dejar mi carrera de lado. Lo malo es q yo no puedo trabajar desde casa. Mi empresa me concedio trabajar 3 dias para ayudar al peque en la adaptacion a la guarde. Yo trabajo a una hora de la ciudad q vivimos asi que mi marido se encarga de dejarlo y recogerlo. Si se pone malo no hay problema en coger el dia para estar con el. Es un niño muy activo y la marcha q le dan en la guarde le viene genial. Tanto q cuando lo vamos a buscar viene a saludar pero no se quiere ir. Jaja!!! El finde estamos todos juntos y es cuando mejor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo, cada familia decide, según sus circunstancias, la forma que mejor funciona para ellos y no hay fórmula mágica, conciliar cuesta en todos los casos. Me alegro de que al menos los findes los podáis disfrutar todos juntos y que os hayáis organizado para poder seguir teniendo vuestro espacio cada uno durante la semana. Un saludo!

      Eliminar
  3. Justo he escrito hoy algo sobre quedarse en casa!! Y cuando me lees no creerás que lo escribí antes de leerte, como no me ha dado a terminarlo por eso de las interrupciones no lo publiqué antes, cachis.
    Yo lo veo fantástico, la verdad, aunque mi vida es totalmente distinta, siento que hacemos igual,lo que nos da la gana y nos hace felices, aunque a veces resulte duro y agotador, hemos podido elegir.
    Ya no existen madres del pasado, ahora todas sabemos aprender mil cosas por internet, manejamos apps y estamos al día en noticias, cultura y demás, la que no lo hace es porque no quiere y no porque sea madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tener que quitar lo de "madre del siglo pasado", que parece que se me está malinterpretando. Solo me parece que es continuar con un rol que se ha venido dando desde hace bastante (que tampoco tiene nada de malo), pero es cierto, con muchas variaciones. Muchas de las madres que hoy en día deciden quedarse en casa con sus hijos tienen unas características y motivaciones totalmente distintas. Pero el fondo de la cuestión es el mismo, como he dicho, lo respeto 100%, pero no lo comparto. Pienso en pasarme el día entero dedicada únicamente a mis hijos y a mi casa (ya sea en modo antigua maruja como mi abuela o en modo moderna Montessori y madre apego) y me da un soponcio. No es para mí ni para mi familia. Pero es lo que tú dices, hacemos lo mismo, lo que nos da la gana y nos hace felices y lo que creemos que va a hacer más felices a nuestros hijos, de forma libre y meditada. Un besote grande y estoy deseando leer esa entrada y ver las cosas desde tu perspectiva!

      Eliminar
  4. A mí no me ofende en absoluto madre del siglo que sea XD. Yo por ejemplo tengo aficiones que me chiflan que puedo hacer desde casa y con niño y ganarme un dinerillo. Me pasa eso también, que mi cerebro tiene hambre de innovar, aprender y ser productivo más allá de cosas de madre. Ya me leerás y verás como hasta en extremos opuestos a simple vista, en el fondo es igual.

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Me recuerdas a mí!!! Yo también trabajo desde casa y es un horror ... a mí me estrena cosa mala pero cuando consigo trabajar hace que desconecte por un ratito de la maternidad y luego me siento más plena. Lo malo es que hay mucha desigualdad... tendríamos que ser los dos ( padre y madre) quienes pudiéramos desarrollaron tanto profesionalmente como siendo los DOS padres de nuestros hijos... no sólo la madre tener que hacer malabares... porque ahí veo una desigualdad tremenda. Que tanto madre como padre. Sacrifique un poco de su vida profesional sin que la empresa te crucifique por eso y ya en unos años volver a estar cien por cien en el trabajo.

    Lo de madre del siglo pasado ha sonado feo pero entiendo lo que dices😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, trabajar desde casa tiene cosas tremendamente positivas, pero otras son un horror, sí. Es difícil desconectar, pero luego es muy gratificante. Respecto a la desigualdad, es cierto que la hay, pero nosotras tenemos que ser las primeras que luchemos por eso, que obliguemos a los padres a actuar como tales y no solo como compañeros de la madre, que se sacrifiquen ellos también. Creo que Mr. Sapo ha renunciado a cosas laboralmente, aunque quizás a menos que yo, pero ha sido una decisión consensuada, su trabajo es más estable, gana más y le cuesta más reducir su jornada, así que por lógica, lo hice yo. Por ejemplo, con Renacuajo, repartimos la baja de maternidad/paternidad entre los dos. Creo que es difícil, por la legislación actual y porque en las empresas, aún hay mucho machismo, pero que sobre todo es en las propias familias donde hay que luchar por esa igualdad en la conciliación.
      Un besote muy grande y cuéntanos cositas de Laura, que os echamos de menos!

      Eliminar
  6. Te entiendo perfectamente es agotador tener chiquitines que se llevan pocos años, servidora está que arde del cansancio jajajaja y lo del trabajo te entiendo también porque cansa tanto ser madre que hacer algo que tr hace sentir bien y sentirte util te anima y te hace llevar todo mejor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien explicado, guapa! Me has entendido a la perfección, a eso es a lo que me refiero!! Un abrazo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  7. Aunque entiendo a qué te referías por madre del siglo pasado, no he podido sentirme un poco aludida y te diría que incluso hasta mal. Y aunque yo me he dedicado hasta hace unas semanas en exclusiva a mis hijos (sí, hasta hace unas semanas, he encontrado un trabajo basura, yujuuu!! -parte en ironic mode ON), no ha sido porque yo sea una madre antigua ni una madre montesori. Simplemente he sido una madre del siglo XXI de esas que tienen que elegir entre currar y no ver a sus hijos o no currar para poder disfrutarlos. Gracias a nuestra bonita crisis, todo me pilló estando en el paro, por lo que si encontraba trabajo era a tiempo completo sin derecho a ningún tipo de conciliación, por lo que la elección estaba clara.
    Ahora, como ya he dicho, entiendo a qué te referías y no te voy a soltar a mis pitbull >_<, sólo quería que supieras que no todas estamos así por una elección completamente libre,sino por la que nos marcan las circunstancias.
    Y ahora van mis felicitaciones,porque yo con los niños en casa, casi ni barrer puedo, así que me quito el sombrero con tu conciliación!!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo a decir que para nada era mi intención ofender con lo de "madre del siglo pasado" y que reconozco que el término quizás no ha sido el más apropiado, simplemente, como tú dices, mis circunstancias y mi forma de ser me han marcado en este tema, como supongo que a todo el mundo. Las circunstancias, como bien dices, son las que son, a unas la maternidad les cogió en el paro, a otras con contratos basura, a otras de autónomas...y todas nos hemos ido adaptando a la nueva situación como mejor hemos podido/querido. Pero creo que también hay mujeres que dejan de trabajar porque tienen hijos, igual que antiguamente nuestras abuelas dejaban de trabajar cuando se casaban para dedicarse a sus casas y sus hijos. De verdad que lo digo sin ningún tipo de malicia, pero ese tipo de familias me recuerdan un poco a las de hace 2 generaciones o así, ya está. Obviamente, no es el caso de todas las familias, cada una tiene sus motivaciones, todas absolutamente respetables, y la mía es que no quiero dedicarme 100% a mis hijos. Igual de respetable que la tuya, que la de Meri, que la de Ariel, que la de Mai y que todas las demás. Así que de nuevo, perdón si os habéis sentido ofendidas, no era mi intención y vuelvo a repetir que respeto todas las opciones.
      Un besote grande y estoy deseando que nos cuentes qué tal va tu nuevo trabajo!

      Eliminar